flèche retour

Su legado intelectual

Aquí tiene una serie de extractos de conferencias en las que Marcel Jousse habla de su profesión de profesor.

 

¿Profesor de qué?

» Tendremos que volver a la gran ley fundamental del Anthropos inteligentemente mimor. Estábamos tan lejos de ello, que cuando se creó esta cátedra, enseguida quisieron llamarla «Cátedra de Lingüística», tanto que el tema de la antropología del Mimismo ni siquiera se sospechó. Y tuve que insistir mucho, en nombre de todo mi trabajo anterior, en que se mantuviera en el cartel el nombre de antropología lingüística, que en la práctica es «Antropología del mimismo». » (E.A. 22/02/37)

» El antropólogo que te habla, que puede tener derecho a hablar de antropología después de treinta años en una pregunta, te dice: «No sé nada de antropología general. ¿Me está pidiendo que le hable del origen del hombre? ¡Qué sé yo! Lo que sí sé es que en el antro, hay un pequeño rincón que tiene una formidable radiación e irradiación. Y ante los jóvenes que me escuchan y me siguen, digo: «Yo soy la Ley del Mimismo Humano, despacio, profundamente». Y cuando venga a recoger mi último aliento, tal vez diga a los jóvenes religiosos que me escuchan: «Todavía no he balbuceado el A B C de esta gran Ley del Mimismo. »
Esto es lo que nos decía nuestro querido maestro Rousselot, el genial inventor de la fonética experimental, a sus 75 años: «Tengo 75 años y aún no he dicho ni la mitad de lo que quería decir.» ¡A los 75 años! » (S. 05/03/36)

 

La dificultad de la enseñanza interdisciplinar

» Ante este inmenso problema, no sentí más que simpatía. Esto es lo que hace que una enseñanza, sin ser superior a otras enseñanzas, sea superior a lo que hubiera sido porque podría ser aplastada por ese trabajo. ¡Hay que pensar en todas las técnicas que debo dominar para no decir inexactitudes! Si un psiquiatra tan eminente, que me ha escuchado de manera tan atenta durante tantos años, escuchara de mis labios un error fisiológico, tendría derecho a decir: «Si el profesor no es más fuerte en otros temas que en el mío, realmente construye su casa sobre arena». Esta es la gran dificultad de la ciencia antropológica viva que manejo. Toca cantidades de disciplinas: Fisiología, Fonética Experimental, Ritmología, Ciencia de las Lenguas Orientales, etc… Hay hombres frente a mí que se han criado en estas lenguas. Es esta sensación de agobio la que puede hacer que mis clases sean tediosas y aburridas. He intentado dominar todo y dar, por así decirlo, sólo la médula de estos temas que son esencialmente técnicos. ¿He logrado el ideal que tenía en mente? No sé, pero ante la actitud de mis oyentes, ante sus gestos tan atentos, tengo derecho a hacerme una ilusión. Es que, como profesor que no es extremadamente interesante, tenía frente a mí a colaboradores que parecían profundamente interesados. » (conclusión del curso S.E. 05/06/34)

 

El ideal del profesor

 

Cite sus fuentes

» Al igual que me parece bien que Melle Réty haga dalcrosismo, y haga jousismo en la misma página, pero cita. No digas al principio «Empleamos el método Dalcroze» y en un momento dado, sin más, insertar algún Jousse que se te entrega en una conversación y es la propia contradicción de Dalcrose. Este es un procedimiento que no puedo aceptar. Utilizo a Bergson todo el día, ya me lo han reprochado bastante, pero lo cito. Utilizo a mi maestro Levy Bruhl, pero lo cito. Es porque citar es la principal honestidad de la ciencia. » (Lab. 26/02/36; p.13)

 

El esfuerzo de la claridad

«He encontrado aquí el mayor cumplido que se le puede hacer a un hombre que ha agonizado por la claridad toda su vida: Un pequeño y vago simbolista había venido a buscarme aquí con un vago trabajo sobre el verso libre (ahora está llegando a los 75 años, creo), y me dijo después de una de mis primeras conferencias aquí, hace siete años: «Mi querido amigo, usted me gusta mucho …. pero cuando uno llega a la Sorbona, espera encontrar un poco de incomprensión… sería necesario al menos, durante un cuarto de hora, que usted fuera oscuro, allí al menos, se podría decir: «¡Es un hombre culto! » ¡Esta es la verdadera blasfemia contra el pensamiento humano! » (S. 25/02/37)

 

Mostrar los fenómenos antes de dar las palabras

Cuando el científico ha descubierto y verbalizado, debe en principio, transmitir sólo las mímicas recibidas de lo real. Debe traer a su laboratorio, uno por uno, a los jóvenes trabajadores. Como por ejemplo, el joven Dr. Mazières, y le mostraría el funcionamiento de la mímica interaccional. No tendría que hablar. Ni siquiera debería hablar, porque al hablar se corre el riesgo de distorsionar todo, ya que normalmente el científico pone significados especiales, que responden a sus observaciones, bajo las palabras que utiliza. Por ejemplo, antes de Newton, la palabra «atracción» no tenía el significado que Newton le dio. Cuando utilicé la palabra «gesticulación», esa palabra no tenía el significado que tiene ahora, ni tampoco la palabra «mímica», que no existía.

Así, todos los discípulos -es decir, todos los que deben montar con los imitadores de lo Real- deben venir marchando junto al descubridor frente a la interacción que ha de ser captada y reproducida, y así comprendida. ENTENDER, porque sólo podemos decir realmente que estamos haciendo ciencia cuando «entendemos», es decir, cuando tomamos en nosotros. ¿Ves el significado que estoy dando? » (S. 12/02/42)

 

Ser libre e independiente.

» Lo que Jesús quería mostrar frente al joven rico era que tenía un posible instructor de primer nivel frente a él y el otro no se atrevía a seguirlo:

«Y se fue triste, porque tenía muchas posesiones.»

No tiene nada que ver con la riqueza para ganar el Cielo, pero tiene todo que ver con la independencia que debe tener el maestro que quiere aportar cosas nuevas.

Y por eso no tengo un puesto en el Instituto Católico, porque no habría podido hablar libremente. ¿Veis, hijos míos, la práctica de esto? ¿Estás atado a los «odres viejos»? Entonces sólo se pide dejar todo, y depender sólo de los recitadores principales, que en nuestro país es el Papa. ¿Ves cómo Jesús pidió dejarlo todo? Si quieres que te pongan pieles de conejo honoríficas, tendrás que pagarlas muy caras… Si no tienes pieles de conejo y prebendas, eres independiente. En la Escuela de Antropología, no tenemos pieles de conejo… en la Escuela de Estudios Avanzados, no tenemos pieles de conejo… Como ves, somos seres que formamos parte de la educación superior.

» Vende todo lo que tienes y compra este campo.»

No podemos hacernos nada, nada, nada. Jesús, no podíamos hacer otra cosa que asesinarle. Todavía sucede así, pero moralmente no importa, porque nuestra fuerza está en nuestra independencia. » (Lab. 24/02/1937)

Cuando el profesor es su propio objeto de estudio

El mimetismo humano y la psicología de la enseñanza (S. 05/12/1935)

Esquema y extractos del curso introductorio del 6año en la Sorbona

«Podríamos decir que es el que se convertirá en el gran profesor, el que sentirá que los oyentes se reúnen a su alrededor como en una fiesta intelectual:

I. Que ha sido capaz de recibir en sus músculos la mímema de la realidad

1. Gracias a una flexibilidad moldeada

2. Gracias a la intromisión del mimeme característico

3. A través de la visión de conjuntos mimodramáticos

II. Que supo concebir en sus músculos la repplica de la realidad

1. Por una soledad fructífera

2. Por su personalidad retenida

3. A través de una síntesis personal de sus predecesores

III. Que quería ver en los demás su propia réplica de lo real

1. Elección del material

2. Adaptación de las herramientas

3. Imposición de sus propias formas».

» Que los escritores de la revista publiquen en la última serie. Consintamos permanecer 30 años, 40 años, frente a los mecanismos que aún no están suficientemente verificados, y llegará el día, 100 años, 200 años tal vez después de nuestra muerte, en que dos obras se ajustarán cara a cara y diremos: ‘Este es el copista’. ¡Este es el autor! »

Es precisamente toda esta lentitud la que hace, desde la infancia, que el Profesor nazca. Y eso hace que el artista nazca. »

» En tiempos ordinarios, al no confiar lo suficiente en sus propias fuerzas, el que luego tendrá que enseñar, se pondrá en la escuela de los demás en lugar de ponerse primero en la escuela de sí mismo. »

(S. 05/12/35)

La vocación del profesor: intentar compartir su descubrimiento con los demás

» Es entonces cuando comenzará la verdadera lucha…. No es nada, señoras y señores, luchar contra la realidad, porque la realidad es obediente a sí misma. Cuando la ley de las apraxias y afasias entra en juego, a pesar de los enfermos y a pesar de los médicos, la ley estará ahí conocida o desconocida siempre comparable a sí misma.

No creas que el profesor se va a enfrentar al mismo elemento. Y por eso el Profesor va a ser el que ha querido -escuchen bien esta palabra- que ha querido ver en los demás su propia réplica de lo real. Y él, si conoce su trabajo, elegirá su tema. »

1. Elección del material, como el escultor entre la madera, el mármol, …: «Tienes la posibilidad de elegir el público. »

2. Adaptar las herramientas: «¿Cómo vamos a acercarnos los profesores al público, a tal o cual público? »

3. La imposición de sus propias formas «en una materia viva», que puede resistirse a él, o incluso oponerse a él.

conclusión:»¡Feliz el maestro que tiene frente a sí a seres más grandes que él!«

(S. 05/12/1935)

» Un profesor debe ser lo suficientemente fuerte como para dar lecciones. Y ahí radica la gran dificultad. Cuando llevas treinta o cuarenta años buscando, tienes un mundo enorme ante ti. Todo encaja. ¿Adónde va a llevar esta introducción? Porque todo introduce todo.

Bueno, hay que ser lo suficientemente fuerte cada día, frente a cada hecho, para decir: «Esto se va a clasificar en tal o cual tema, se va a subdividir en tal o cual lección». Ninguna de tus experiencias, incluso ninguna de tus lecturas, se va a perder, porque todo esto va a ser vivificado por tu propia vida. Casi diría que las lecciones se hacen solas, porque tienes los mecanismos electivos montados dentro de ti.

En cuanto algo sucede delante de ti, sucede y se registra en ti en el estado de profesor. Si eres lo suficientemente fuerte, en algún momento podrás desenredar este gran drama de la cátedra. Pero una lección siempre tendrá que ser construida como una tragedia racineana. Necesitará una introducción que muestre hacia dónde va. Necesitará lo que hemos llamado la explicación, ya sea tripartita o cuatripartita. Pero siempre se tratará de desplegar este enorme problema que todos tomamos como objeto de nuestras lecciones y desplegarlo en esta indefinición del gesto humano.

Finalmente, cuando las dos o tres partes han llegado durante un cuarto de hora, dos cuartos de hora, tres cuartos de hora, a desplegarse, el agarre debe ser lo suficientemente fuerte como para que el profesor se apodere de su introducción, y como un formidable obrero que maneja una aguja, tome el encaje para hacerte desplegar en una conclusión que resuma el tema mostrado y entendido.

Eso es lo que es el profesor. Es la tarea más racineana, quizás, pero la más científica que existe. Nada puede interesar a un oyente que no sabe a dónde va, cómo va y dónde acaba.

Por eso, me atrevo a confesar, mi gran sufrimiento es el establecimiento del plan de cada lección. Puedo decir que durante 20 años hablaré de esto, de aquello y de lo otro. Pero, ¿cómo se va a construir cada lección? ¿Cuál va a ser la entrada? ¿Cuál va a ser la gran sala donde voy a desplegar la gran mecánica humana para ti? ¿Cómo voy a hacer que salgas rico con toda la realidad que hay en ti?

Esa es la gran mecánica del estilo hablado. Eso no se hace con papel muerto»

(S. 27/02/36)

Resumen de la conferencia de la Sorbona – 27 de febrero de 1936: El estilo hablado en la enseñanza

Introducción: el testamento oral del campesino moribundo

I. Preparación de la herramienta didáctica

1. Aprender mucho de memoria: proverbios, estilo oral francés, estilo oral palestino

2. Componer para uno mismo «de tête»: verso métrico, verso rítmico, prosa

3. Hablar en público sin papel: lo antes posible, lo más a menudo y lo más limpio posible

II. Preparar el terreno educativo

1. Circunscribiendo su ciencia: Por cristalización viva, irradiante, profunda

2. Clasificar de memoria sus materias: Energía causal, Mecanismo, Efectos

3. Dividir en lecciones subdivididas: Introducción, Puntos netos, Conclusión

III. Uso de la herramienta didáctica

1. por gestos propositivos breves: trifásico, podado, equilibrado

2. por Gestos propositivos mordaces: metáforas, nuevos adjetivos, antítesis

3. por Gestos propositivos matizados: potencia, dulzura, ironía

Conclusión: Rabbi Yeshua y el estilo ideal

Podemos prescindir de los libros, pero no de los profesores

» Se preguntó: ¿puede nuestra civilización prescindir de los libros?»

El Sr. Georges Duhamel, un hombre al que admiro mucho, hizo la pregunta.

Pues yo digo que sí. Para renovar nuestra civilización, debemos utilizar la palabra viva. El libro es un parche. Cuando me veo obligado a tomar lo que es mortificante aquí en el rollo del estenotipista, y arrojarlo ya mortificado, en páginas muertas, ¿crees que si no me has escuchado, podrás entenderme?

(…)

Esto se debe a que la vida sólo puede transmitirse a través de la vida. No es por medio de los libros, disgusta el Sr. Duhamel, que recuperaremos el contacto con la realidad. ¡Tenemos libros! Pero, ¿quién nos llevó a pensar en lo nuevo? Son hombres vivos y no páginas muertas.

Sin duda, no soy partidario, como esos grandes quemadores de bibliotecas, de ir a ver al Sr. de la Roncière y decirle: «¡Hagamos una hoguera con su Biblioteca Nacional! «Pero sí digo que el papel del profesor es un papel antropológico que no se puede olvidar. Y mientras haya antropoides, uno de ellos estará entre ellos para enseñar. Y en torno a él, hasta el último hombre, estarán el último y el penúltimo, instituyéndose alternativamente como maestro y profesor. Tanto es así que está anclado en la musculatura humana. » (S. 05/03/36)

Año 1935-36 – Sorbona – 12ª conferencia – 5 de marzo de 1936 – El estilo escrito en la enseñanza.

Introducción: Oficiales mayores de maniobra y oficiales de batalla.

I. El estilo de los profesores dominado por la vida

1. Dominio vivo del Sujeto (no improvisador).

2. Dominio vivo del Discurso

3. Dominio vivo del Auditor.

II. El estilo profesoral dominado por la muerte

1. Deficiencia del Conocimiento del Sujeto (improvisador en la ciencia).

2. Deterioro de la Manifestación viva del Verbo.

3. Deterioro de la Sujeción viva en el oyente.

III. El estilo de los muertos ante el público vivo

1. El Estilo escrito que recitamos frente al papel

2. El estilo escrito que uno intenta hablar en papel

3. El estilo escrito que presentamos en el papel

Conclusión: el ojo del niño y el estilo.

Print Friendly, PDF & Email