Advertencia: Esta página ha sido traducida automáticamente. Es muy posible que algunos términos sean inadecuados, especialmente cuando son neologismos de Jousse. No dude en ponerse en contacto con el webmaster del sitio para comunicarle sus observaciones y posiblemente participar en la corrección de las traducciones. Gracias.

En sus conferencias, el profesor Jousse arrastra a sus oyentes a experiencias aparentemente remotas. Es un observador implicado en los distintos «terrenos» que ha recorrido a lo largo de su vida, ya sea por necesidad o por curiosidad científica.

En otro lugar hablamos de sus fuentes de inspiración. Aquí, realizamos un repaso de los contextos en los que Jousse pudo apoyar sus primeras conciencias, para luego mostrar la fecundidad de sus descubrimientos.

 

Los terrenos etnológicos

  • En Estados Unidos como instructor militar en 1918-19, Jousse tiene la oportunidad de visitar las reservas de los nativos americanos. Realiza una encuesta entre las personas que dominan el lenguaje de signos de las llanuras, la herramienta de intercomunicación entre las naciones indias. Lo describe como un «manuélage», diferente del lenguaje verbal. Su amigo amerindio Os Ko Mon vino a París para hacer demostraciones públicas de «danzas». Jousse explica a sus oyentes que en realidad se trata de relatos corporales con una finalidad pedagógica («mimodramas») y no de una expresión puramente estética.
  • En Francia, Jousse está al acecho de encuentros con misioneros, viajeros, personas que han vivido fuera de la sociedad del «Estilo Escrito». Mientras da conferencias, comparte sus intercambios con ellos. La diversidad de sus orígenes sugiere el gran alcance descriptivo y explicativo de los descubrimientos de Jousse sobre las tradiciones de estilo global-oral: merinas de Madagascar, improvisadores vascos, recitadores bretones, de Oriente Próximo, de África Occidental…

Extracto del curso: «La pedagogía viva es una cosa que nos horroriza« (1 página)

 

Los terrenos clínicos

  • En psiquiatría, Jousse se encontró en simpatía intelectual con varios médicos, en una actitud de investigación a través de la observación clínica. Así, frecuentó el Hospital Sainte Anne de París y se interesó especialmente por las apraxias y afasias. Estableció vínculos entre el desarrollo infantil («ensamblaje de gestos») y los fenómenos patológicos («desensamblaje de gestos»), así como con datos etnológicos. También tiene un enfoque clínico sobre el funcionamiento «normal» del lenguaje, la memoria, etc. en la sociedad contemporánea.

 

Los terrenos psicosociológicos

  • El entorno escolar y universitario es portador de una cultura ajena a Jousse: nunca renegó de los campesinos analfabetos de su infancia en la Sarthe. Por el contrario, se esforzó por ser su voz en un medio intelectual en el que se había integrado sin asimilarse. Defiende al niño e intenta despertar en los pedagogos la conciencia del funcionamiento antropológico, tantas veces obstaculizado por la deformación de los adultos: padres, profesores.
  • La formación militar tuvo una gran influencia en su trayectoria, como la de todos los hombres de su generación. Sus recuerdos de la guerra de 1914-18 afloran con regularidad en sus clases, al igual que la formación de los oficiales americanos en artillería. La guerra de 1939-45 fue vivida como una prueba moral para el país; se empeñó en continuar sus cursos a pesar de las dificultades asociadas a la Ocupación Alemana, y les dio un tono más político, que hay que saber descifrar.

«El antropólogo tiene a su disposición el Laboratorio Experimental. Hemos creado un laboratorio más grande al que hemos llamado Laboratorio Étnico. Hay un tercero que me atrevería a llamar: el Laboratorio Ocasional que quizás no sea el menos fructífero. Podemos entrar en este Laboratorio en cualquier lugar. Y donde las observaciones pueden ser extremadamente finas es en esos contactos prolongados que a veces tenemos en el curso de los viajes, en los compartimentos del ferrocarril. »

(Conferencia en la Sorbona el 4/04/1935)

Print Friendly, PDF & Email